Utilizamos cookies propias y de terceros para gestionar tu visita, si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de uso de cookies. ¡Gracias!

Aceptar

Sopas para Mafalda

Deloya Gastronomíaen28/10/2014. Etiquetas:, , ,

Un año más Oviedo se ha vestido de gala para celebrar los Premios Príncipe de Asturias, una oportunidad única para poner a nuestra región en boca de todo el mundo y desvelar su potencial en todos los ámbitos, cultural, social y, porque no, gastronómico.

Este año, 2014, sentimos especial debilidad por uno de los premios y, especialmente, por su pequeña criatura, la rebelde e inconformista Mafalda, que desde hace unos días descansa en un banco del Parque San Franscisco, justo enfrente de los patos. ¡Tan cerca de Mestura que de camino al restaurante nos cruzamos a menudo con ella!

QUINO EDIFICIO HISTORICO UNIVERSIDAD  OVIEDO MARIO ROJAS 22-10-14

La llegada de Quino a Oviedo nos puso, casi sin pensarlo, un reto sobre la mesa, que asumimos juntos al resto de miembros de la Asociación de Restaurantes por el Fomento de la Cocina Asturiana: la redención de la denostada sopa, esa capaz de amargarle la jornada y cambiar su curso día sí y día también.

Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades

La sopa impuesta tiene un sabor agrio, como ocurre a menudo con las imposiciones, pero hay un millón de sopas y sabores y no podía ser que Mafalda odiara todos los caldos, incluso los elaborados desde la libertad de la creatividad. Así que, junto a nuestros compañeros de la asociación, nos pusimos manos a la obra y elaboramos cinco propuestas.

En Deloya Gastronomía optamos por una sopa de letras porque a la cultivada Mafalda le gusta la lectura y los pensamientos, que al fin y al cabo también están hechos de palabras. ¿Qué llevaba, además de caracteres, nuestra sopa manumisora? Un consomé de garbanzos con infusión de hierbaluisa y comino.

Aún nos preguntamos si habríamos convertido a la fantástica niña argentina y nos tienta sentarnos a su lado, encarando el estanque de los patos, para preguntarle y escuchar el veredicto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *